Seguros Médicos
Cita Médica



diciembre 19, 2012 Comentarios

¿Qué es una Psicoterapia Relacional?

Alicia Conde y Rosario Castaño

Departamento Psicología Clínica del Centro Médico Instituto Palacios


¿Qué es una Psicoterapia Relacional?

Psicoterapia y Psicoanálisis son dos conceptos que pueden llevar a confusión y por el que nos preguntan muchas personas que necesitan y quieren iniciar un proceso terapéutico cuando sienten ansiedad, miedo, algún tipo de fobia, sentimientos de fracaso, depresión, tristeza sin motivo, insomnio sin causa aparente, problemas sexuales, conflictos de pareja, compulsión por la comida o cualquier otro síntoma que impida una vida plenamente satisfactoria, por lo que es muy frecuente que pregunten ¿en qué consiste una psicoterapia? ¿qué me pueden decir para ayudarme?.

¿Seríamos capaces de entender nuestra vida sin la relación con los demás?. Desde nuestra edad más temprana empezamos a interactúar y a relacionarnos con la familia, con la que establecemos las primeras experiencias relacionales que repercutirán en nuestra experiencia presente, además de determinar nuestra personalidad y desarrollo. Con esas figuras parentales aprendemos a expresar los afectos (vegüenza, culpa, miedo, agresividad, etcétera) y toda la gama de emociones y sentimientos.

No obstante, aunque nuestra infancia influye decisivamente sobre nuestra manera de ser, vivimos en una constante evolución, somos capaces de ir cambiando y de aprender de nuestras experiencias, tanto positivas como negativas,  por eso la psicoterapia como método de tratamiento tiene tanto sentido.

El método del Psicoanálisis clásico creado por Freud ha ido evolucionando gracias a todas las investigaciones y a los avances en Neurociencias y actualmente hablamos de Psicoanálisis Relacional que, empezó a fraguarse en los años 50 del pasado siglo, con la influencia de autores como Ferenzci, Fairbairn, Pichón Rivière, Kohut, Winnicott, Balint, etcétera y con autores de nuestros días como Mitchell, Stern, Lyon Ruth, Storolow, Benjamin, Orange, Lichtenberg, Morrison, todos ellos de habla inglesa, y autores de habla hispana, entre los que se encuentran Bleichmar, Ávila Espada, Coderch, Rodríguez Sutil, Riera o Velasco, entre otros muchos.

La mejor manera para entender esta cuestión tan díficil para alguien que no es psicólogo, se puede hacer  exponiendo un breve fragmento de un caso clínico.

Caso clínico

Ana es una joven de 29 años, que después de un tiempo de terapia expresa que, muy a su pesar, se muestra muy distante de los demás. Ella se esfuerza por no dar esa imagen pues se da cuenta de cómo la gente se aleja de ella, algo de lo que siempre se sintió la única responsable.

A pesar de todo, Ana tiene buenos amigos, pareja estable y es capaz de mantener buenas relaciones pero el problema llega cuando se tiene que relacionar con gente nueva, fundamentalmente en el trabajo, cuando tiene que hablar en público, expresar una opinión, estar en grupo, etcétera, lo que ocurre con cierta frecuencia debido a su actividad profesional. Es entonces cuando se siente pequeña, inferior, sin nada interesante que contar, lo que le provoca mucha angustia, se queda callada, paralizada, no puede ser espontanea (algo que anhela con todas sus fuerzas), tiende a mostrar que no le pasa nada, a disimular que se siente mal.

Ana creció en un ambiente en el que no se permitía el dialógo y si lo había era para que ella contestase lo que se esperaba de ella: que fuese una niña buena, perfecta, “que no diera ruido”, por tanto cuando aparecía el mínimo gesto genuino de ella, este era censurado, castigado, en defintiva, no reconocido. Aún en la actualidad, su madre le dirige frases del tipo: “no vales para eso” “quién te va a querer a ti” y cuando la hija se muestra ilusionada con algún proyecto o algo bueno para ella, la madre no muestra el mínimo interés, no le da importancia alguna o lo boicotea, haciendo que la hija sienta que nada de lo que ella hace es bueno para su madre. No se siente valorada ni reconocida, más bien alejada de sus padres, sobre todo de su madre, con la que no tiene un mínimo atisbo de complicidad.

La terapia le está permitiendo ver que puede ser reconocida por otra persona, que si algo sale mal no será algo horrible, que puede exponer sus ideas y pensamientos sin miedo, junto a su terapeuta ha creado un lugar en el que no es censurada, en el que no tiene miedo a sentirse genuina, puede desarrollar su creatividad, puede ser “ella misma”.

A lo largo de su vida, la paciente ha aprendido a ser la hija perfecta, y en el proceso terapéutico ha descubierto una nueva oportunidad para ser, para vivir sin tanta culpa, sin angustia el hecho de exponerse y arriesgarse. No se trata de culpar a sus progenitores, ellos lo hicieron como pudieron o supieron, ahora Ana ha descubierto una nueva oportunidad para crecer y vivir  sin tanto miedo.

Finalmente, de un modo muy resumido, podemos afirmar que la Psicoterapia Relacional está basada en la interacción  paciente terapeuta, no se trata de interpretar lo que dice el paciente intentando buscar los motivos inconscientes y remotos de la infancia, sino de que el paciente, a través de un proceso dinámico, pueda reconocer los modos en que se relaciona como adulto, cuales son las actitudes y comportamientos que repite y/u omite, que le están provocando sufrimiento y situaciones que no puede afrontar; se trata de enfrentarse a la propia realidad, entendiéndola y aceptándola, aprendiendo a manejar esa realidad sin sentirse permanentemente sometido.

El Grupo Relacional en España empezó a publicar a tráves de Ágora Relacional varios volumenes en castellano, que pueden ayudar a  conocer mejor cómo se ha ido formando el Pensamiento Relacional, un proyecto abierto que cada año va en auemento.

Colección Pensamiento Relacional

1.-Introducción a la Obra de Fairbain de Carlos Rodríguez Sutil

2.-La práctica de la Psicoterapia Relacional de Joan Coderch

3.- Una introducción a la Obra de Winnicott de Augusto Abello y Ariel Liberman.

4.-La terapia sexual, una mirada relaciona de Rosario Castaño

5.-Realidad, intereacción y cambio psíquico de Joan Coderch

6.-Trabajando intersubjetivamnte de Orange, Atwood y Stolorow.


Etiquetas

Tags: , , , , ,


¿Te ha gustado? ¡Compártelo!
Comentarios (2)
  • Jimena dice:

    Querida Elena, deja a los psicólogos hablar de Freud y tú dedícate a los catarritos. Besitos!

  • Elena Ruiz Domingo dice:

    Las angustias y las inseguridades son patologías muy prevalentes en nuestra sociedad. Desde mi punto de vista considero mucho más aceptable tratar los problemas, enseñando a las pacientes a saber enfrentarse a la realidad y darles instrumentos de cómo deben hacerlo.

    Todo los contrario a las enseñanzas de Freud que pretendía encontrar las razones en el subconsciente algo que después de pasados muchos años hemos descubiertos que eran terapias erróneas de un misógino hasta la médula.

    Ahora queda pendiente enseñarnos un poquito a los médicos de conocer un poco este tipo de terapia para poder aplicar a nuestras pacientes, al menos en los casos leves y también a determinar cuáles son los problemas graves que deben ser tratados de inmediato por un especialista antes de que se cronifiquen.O así pienso yo.

    ¿Y vosotros queridos lectores que opinión tenéis?

    Elena

Y tú, ¿Qué opinas?
×

Cita Médica

¿Es la primera vez que pides cita?

No

(*) Campos obligatorios

Accceso profesionales

Acceder

Olvidé mi contraseña

Si aún no estas registrado y quieres acceder al área profesional, haz clic aquí.

Registro profesionales

Quiero recibir un email mensual con contenidos de Instituto Palacios sobre salud de la mujer y novedades sobre su actividad.
Registrarse