Seguros Médicos
Cita Médica



febrero 25, 2016 Comentarios

Adelgazar sin riesgos, es posible

Cómo adelgazar sin poner en riesgo nuestra salud y sin recuperar el peso perdido.

Entrevista realizada por Celia Arroyo a Delia Barrio

C.A.: ¿La mayoría de las consultas en nutrición están relacionadas con adelgazar?

D.B.: Sí, la mayoría de la gente que recibimos en consulta quieren perder peso, pero también es verdad que cada vez hay más gente que acude al nutricionista por cuestiones de salud, e incluso para subir de peso o para controlarse durante el embarazo.

C.A.: Me imagino que uno de los principales problemas con los que te encuentras es que la gente quiere resultados en muy poco tiempo

D.B.: Sí, la gente está muy acostumbrada a la “dieta milagro”; “me pongo a dieta y en 4 semanas bajo 10 kgs.”,  la mayoría de la gente quiere eso; aunque es cierto que cada vez hay más gente concienciada de que el peso no se puede perder muy rápidamente, y que hacer una dieta no es sólo seguir el menú que te da la nutricionista, que hay que ir más allá, es mejor ir cambiando hábitos y reeducándonos nutricionalmente para además de ir perdiendo peso despacio, no recuperarlo posteriormente.

C.A.: ¿Qué problema hay en que la gente quiera perder peso muy rápido?

D.B.: Normalmente medimos el sobrepeso en Kgs o en tallas, pero no prestamos atención a la relación que debe haber en el cuerpo entre grasa y músculo. Cuando perdemos mucho peso en poco tiempo, el porcentaje de grasa en relación con el peso que perdemos puede ser relativamente pequeño, y eso es un error, el exceso de grasa es el verdadero problema, ya que va a ser la que pueda darnos lugar al desarrollo de enfermedades. Cuando perdemos peso sin perder la grasa necesaria, perdemos una gran cantidad de agua, músculos, depósitos de músculo, depósitos del hueso, cualquier cosa que se pierde mucho más rápido que la grasa. Lo que nos interesa es perder la mayor cantidad de grasa posible porque podemos perder peso y no haber perdido grasa.

C.A.: ¿Es cierto que cuánto más rápido perdemos peso más rápido lo ganamos?

D.B.: Sí, cuanto más estricta y severa es la dieta, más difícil es de mantener en el tiempo y por tanto será más fácil que engordemos rápidamente cuando la abandonemos. Pero lo peor no es eso, el principal problema con el que nos encontramos es que lo que recuperamos no son los tejidos que perdimos, sino que recuperamos grasa. Por eso puede darse la paradoja de que tras hacer una dieta y volver a aumentar de peso, tengamos mayor porcentaje de grasa en el cuerpo que cuando iniciamos la dieta. Por eso es importante preguntar a los pacientes cuando vienen a consulta si han hecho muchas dietas a lo largo de su vida. En general, las personas que han hecho muchas dietas y han recuperado luego el peso perdido, suelen tener mayor porcentaje de grasa corporal. Además cuando perdemos peso muy deprisa la piel sufre mucho y nos salen estrías.

C.A.: ¿O sea que perder peso despacio es realmente importante para nuestra salud y para obtener un buen resultado?

D.B.: Sí, una dieta adecuada es aquella que podemos mantener fácilmente en el tiempo, que no nos requiera grandes sacrificios, es decir, por supuesto que tenemos que esforzarnos pero no sufrir con la dieta, porque en última instancia lo que pretendemos es reeducar nuestra manera de comer para no recuperar el peso que perdemos ni poner en riesgo nuestra salud. Tenemos que concienciarnos de que adelgazar es un proyecto a largo plazo.

C.A.: ¿Y cómo se hace para no sufrir en una dieta?

D.B.: Las dietas hay que diseñarlas a medida de cada persona, teniendo en cuenta sus hábitos, sus gustos, su ritmo de vida y horarios, y sus inquietudes. Yo siempre les digo a mis pacientes que si hay alguna cosa de lo que yo les digo que hay que hacer así y ellos no se ven capaces de hacerlo, me lo digan, porque siempre vamos a poder encontrar un punto intermedio. Si nos estresamos, no vamos a conseguir bajar de peso o lo vamos a recuperar en seguida y eso es lo que no queremos. El objetivo de una dieta es quitar algunos hábitos nocivos y no recuperarlos.

C.A.: ¿Me estás diciendo que las dietas se negocian?

D.B.: Sí, algo así. Hay gente que puede renunciar a unos alimentos pero otros le cuestan más pues vamos a empezar por ahí, esa es la función del nutricionista, por eso las dietas que nos pasan en un papel, no nos sirven, porque una dieta debe estar hecha a la medida de quien la sigue y consensuada entre médico y paciente.

C.A.: Eso es muy interesante, porque yo creo mucha gente tiene miedo de dar el primer paso, de ir al nutricionista porque piensa “me van a quitar todo lo que me gusta” y emocionalmente no voy a poder sobrellevarlo.

D.B.: Pues como ves no es así. Tenemos la idea de la dieta aburrida, mis pacientes a menudo se sorprenden cuando les doy recetas, porque se dan cuenta de que pueden cocinar muchas cosas ricas con poco esfuerzo y sin aumentar mucho las calorías de sus platos.

C.A.: ¿Cuánto es el ideal que debería perder una persona que hace una dieta por semana?

D.B.: Depende, depende mucho de la edad, de si es hombre o mujer, pero para una mujer, ni menos de dos kilos al mes ni más de cuatro. Es decir entre ½ kg y 1 kg a la semana.

C.A.: ¿Hay que pasar hambre para adelgazar?

D.B.: No, cuando se pasa mucha hambre se abandona la dieta. Muchas veces les digo a mis pacientes que distingan entre el paso hambre y ese punto de “comería más, pero realmente con lo que he comido, estoy bien y no tengo hambre”.

C.A.: ¿Qué hacemos mal cuando pasamos hambre en una dieta?

D.B.: Puede deberse a que la dieta sea demasiado estricta o a que las cantidades de comida estén mal repartidas. Esto es muy importante. A veces no se trata tanto de restringir la cantidad calórica que una persona come, sino de repartirla bien. Por ejemplo una persona que no desayuna, se va a trabajar y pasa toda la mañana sin comer nada, llega a la comida con mucha hambre, consume 750 calorías y  luego de nuevo no come hasta la cena y se mete otras 750 calorías, pues si sumas son 1500, pero están mal repartidas. Hay que hacer  5 ó 6 comidas pequeñas al día. Esto evita que pasemos hambre y lleguemos a la siguiente comida con ansiedad y nos ayuda a adelgazar porque activando la digestión 5 veces al día también consumimos más calorías que cuando la activamos solo 2  veces. Además asegura que nuestro cuerpo tenga siempre disponibles los nutrientes que necesita.

C.A.: O sea que lo de saltarse la cena no es la solución…

D.B.: No. En general debemos evitar los ayunos, porque el cuerpo se acostumbra a retener más la grasa, porque sabe que no le vamos a dar calorías.

C.A.: ¿Qué opinas de la dieta DUKAN?

D.B.: Lo mismo que lo que opino de cualquier “dieta milagro”, la de la alcachofa, la de la piña…todas son dietas en las que se pretende bajar de peso muy rápidamente y que no pueden mantenerse en el tiempo, pues tendríamos carencias alimenticias importantes. En concreto la dieta DUKAN, es una dieta alta en proteínas y a largo plazo puede producir serios problemas renales.

C.A.: ¿Qué papel juega practicar ejercicio físico a la hora de perder peso?

D.B.: Por un lado nos ayuda a adelgazar y además evita que perdamos musculatura, así que el ejercicio es un gran aliado en una dieta.

 


Etiquetas

Tags: , , , , , , , , ,


¿Te ha gustado? ¡Compártelo!
Comentarios (0)
Y tú, ¿Qué opinas?
×

Cita Médica

¿Es la primera vez que pides cita?

No

(*) Campos obligatorios

Accceso profesionales

Acceder

Olvidé mi contraseña

Si aún no estas registrado y quieres acceder al área profesional, haz clic aquí.

Registro profesionales

Quiero recibir un email mensual con contenidos de Instituto Palacios sobre salud de la mujer y novedades sobre su actividad.
Registrarse